Has adelgazado, ¡enhorabuena! Pero ahora… ¿qué hacemos con esa flacidez?

flacidezProponerse perder peso es una tarea compleja. Dar el paso suele resultar complicado, porque a veces (sobre todo si NO lo hacemos con No+kilos) está ligado a una serie de sacrificios (dietas hipocalóricas, pasar hambre…). Lo más fastidioso es que una vez logrado nuestro objetivo vienen nuevos temores: el efecto yoyó y la flacidez, y de ésta última vamos a hablar hoy.

La flacidez se da en la piel, que es lo que vemos, y en la musculatura, que no es visible. Una persona obesa no suele practicar el ejercicio necesario como para fortalecer sus músculos y cuando adelgaza, esos músculos flácidos salen a la luz y, por falta de nutrición, durante el proceso de adelgazamiento incrementan su flacidez. (más…)