5 actividades de la infancia para perder peso

¿Os acordáis de lo bien que lo pasábamos de niños? Qué nostalgia de la bonita… Hoy os proponemos recuperar cinco actividades que seguro que practicabais cuando erais pequeños y que además os ayudarán a manteneros en forma. Vamos allá!!


1. Baila con el Hula-Hoop

Había hasta una canción de Enrique y Ana que nos animaba a bailar con el Hula Hoop. Qué divertidísimo era. ¿También hacíais eso de bajarlo desde el cuello a la cintura sin que se os cayese en mitad del trayecto? Guau, ¡menudos meneos! Pues desempolvadlo o haceros con uno nuevo, porque bailar con el hula hoop ayuda a afinar la cintura, pero es que además también trabajamos las piernas, los glúteos y el tronco. ¡No encontraréis ejercicio abdominal más divertido!

2. Al pelotón, que entre el 1…

Menudas sesiones de saltar a la comba… Quizá a estas alturas sea difícil encontrar compañeros de juego -aunque tendría su gracia ;)- pero no pasa nada, porque nosotros solos también nos podemos arreglar. Coge una cuerda y salta y salta y salta. Porque saltar a la cuerda hace que trabajemos brazos, hombros, espalda, glúteos, abdominales, piernas y cadera… Si no vives en un primero, mejor haz este deporte en exterior… Cuidemos a nuestros vecinos de abajo… :p

3. Lanzamiento de frisbee

Nunca un disco de plástico dio tanto juego… El lanzamiento y caza del frisbee es muy divertido y nos ayuda a movernos mucho. Los saltos, los estiramientos, los lanzamientos en plancha para cazarlo sí o sí… La de deporte que hacíamos con el frisbee… ¿Qué ejercitamos? Sobre todo los brazos, la espalda y las piernas, pero es que además nos ayuda con la coordinación. Si a esto le sumamos la diversión… ¿qué más se puede pedir?

4. A la playa, con el protector, la toalla, la sombrilla y… ¡las palas!

Qué martirio para los padres… siempre pidiéndoles que jugasen con nosotros a las palas… En realidad les hacíamos un favor, porque la actividad física que se practica es muy completa, ¿por qué? Porque además del trabajo aeróbico, la arena hace que trabajemos aún más los músculos de nuestras piernas. Así que… si este verano vais a la playa, ¡no os olvidéis las palas!

5. ¡Patina!
¿Os acordáis de los patines de antes? Los de ruedas delante y detrás con esas correas de cuero para atártelos a los pies, con zapatos incluidos. Muchos nos hemos curtido con ellos. Nos os vamos a pedir que rescatéis los patines de la infancia, que ahora hay unos patines estupendos, pero sí os pedimos que os animéis a subiros a ellos y daros un paseo sobre ruedas. El patinaje nos ayuda con la resistencia, el equilibrio, el corazón ¡y con la celulitis! Es un magnífico ejercicio para tonificar piernas y glúteos, además de ayudarnos a quemar unas cuantas calorías.