5 enemigos en tu dieta que crees tus amigos

enemigos dieta

En la vida nos cruzamos con personas que nos dan sorpresas… personas que creemos de una manera, que pensamos que son nuestros amigos y que podemos confiar en ellos, pero a veces resulta todo lo contrario…

Lo mismo ocurre con algunos alimentos cuando tenemos el objetivo de perder peso.

En No+Kilos nuestros clientes pierden peso gracias a la ayuda de nuestro circuito de máquinas, no les obligamos a hacer dieta estricta, porque no es necesaria. Sólo les damos algunas pautas para que tengan bajo control su aporte calórico y no cometan errores que frustren su objetivo.

Y precisamente de esas pautas nace el post de hoy, en el que os hablamos de 5 alimentos que hay que evitar si queremos perder peso. Son alimentos que resultan engañosos, de hecho hasta hay dietas basadas en ellos. Así que toma buena nota y desenmascáralos 😉

1. Lechuga Romana: elimina por completo este tipo de lechuga de tu dieta ya que contiene un índice glucémico muy alto (digestión de azucares). Va a hacer que retengamos líquidos y nos producirá gases. Cualquier otro tipo de lechuga o brotes verdes, adelante, pero de la romana, mejor olvídate.

lechuga romana

2. Cebolla: esta hortaliza comida cruda puede resultar muy indigesta, y además nos llenará de gases, lo que hará que nuestro abdomen se hinche como un globo.

cebolla

3. Zanahoria: si la comes cruda, y sola, no hay problema, pero no la consumas cocinada, ni si quiera en hervido, porque al cocinarse la zanahoria se vuelve pura azúcar. Por este motivo tampoco está indicada en la dieta de los diabéticos, por su alto índice glucémico. Mejor si la comes sin mezclar con otros alimentos o mezclada en ensalada de frutas.

Zanahoria

4. Fruta en el postre: comer fruta como postre es una costumbre muy nuestra, pero nos juega malas pasadas. Una inocente fruta, si nos la comemos de postre, tiene prácticamente el mismo efecto que comerte un pastel. Nuestro cuerpo consumirá el azúcar de la fruta, porque le da energía rápida y así no tiene que trabajar tanto. En cambio, se guardará como reserva las calorías del resto de alimentos que hayamos comido antes, y esas reservas son las que se acumulan en forma de grasa. Así que, saca la fruta de las comidas y cómela como plato único. En el desayuno, en el almuerzo, comida, merienda o cena, en macedonia, o en ensalada de frutas, pero nunca mezclada con otro tipo de alimentos.

fruta

5. Leche de soja: ¿te has parado a leer las propiedades nutricionales de la leche de soja? Si lo haces verás que la mayoría de estas bebidas tienen más grasa que una leche de vaca semidesnatada. Sorprendente, ¿verdad? Si optas por las leches vegetales, prueba con la de avena, aporta muchos nutrientes y prácticamente cero grasas. Y no te olvides de leer siempre la composición.

soja