Emilio, 12 kilos y medio menos: “Por fin he conseguido perder la barriga y he vuelto a mi talla habitual”

Cuando ya lo has probado todo (o eso crees) es normal adoptar una postura defensiva. Dietas, rutinas en el gimnasio y nada, que la grasa abdominal no hay forma de rebajarla. Así llegó Emilio a nuestro centro No+Kilos Castro Urdiales – Raquel Carrera y ahora, después de 18 sesiones, no puede estar más contento. “He perdido 12,6 kilos y lo mejor es que he conseguido quitarme al fin la barriga”, nos cuenta satisfecho.

En esta entrevista habla sobre cómo ha llevado el tratamiento corporal de reducción de la zona abdominal y cómo ha conseguido pasar de 77,000 kg a 65,300 kg.

emilio-castrourdiales

En primer lugar, ¿cómo te encuentras?

Estoy muy contento porque he conseguido el cambio que tanto necesitaba. He vuelto a mi talla habitual de ropa y estoy muy feliz por haber conseguido al fin perder la ‘barriguita’.

¿Cuáles eran tus expectativas al empezar el tratamiento?

Entré desmotivado y desencantado, como a la defensiva, porque había probado mil cosas y nada me había resultado. Había hecho rutinas de gimnasio, dietas de todo tipo y nada.

Está claro que en el gimnasio si no tienes un entrenador personal que te oriente es muy difícil conseguirlo. Además, en el centro me explicaron que para acabar con la barriga es necesario romper con los depósitos de grasa y, claro, eso no es sencillo por ti mismo. Con las dietas me ocurría lo mismo, perdía peso, sí, pero lo recuperaba enseguida, y en la zona abdominal nunca veía resultado.

¿Cómo valorarías los resultados del tratamiento?

Súper positivos. Es lo que buscaba y necesitaba, después de intentarlo de muchas maneras, por fin, lo he conseguido. Estoy contento y muy satisfecho, por lo que lo recomiendo, sin duda, a todo aquel que quiera y no pueda deshacerse de la barriga, porque con No+Kilos se consigue.

Cuéntanos cómo has llevado las pautas y las sesiones en el centro.

Al principio he de reconocer que me costó un poco hasta que entré en la dinámica, pero conforme iba viendo los resultados me iba sorprendiendo más y lo he llevado genial.

Lo que más me costó fue quitarme los malos hábitos alimenticios. Bebía una media de diez refrescos de cola al día, zumos y nada de agua. Y claro, eso no puede ser. Una vez me explicaron en el centro las consecuencias del gas en el organismo entendí que tenía que cuidar la alimentación, sí o sí. Y ahora como de todo, no me privo de nada pero he cambiado esas malas costumbres, bebo mucha agua y como más variado que antes.

¿Has cumplido tu objetivo?

Sin duda. Sigo yendo al centro a sesiones de mantenimiento de remodelación pero puedo decir satisfecho que ahora, aun comiendo de todo, mantengo bien la figura abdominal.