Esther quiso. Esther se lo propuso. Esther lo ha conseguido

La hemos visto escéptica, sin llegar a creerse que por fin podría conseguir adelgazar.
La hemos visto fastidiada, por no poder comer la paella del domingo de su marido.
La hemos visto sorprenderse, porque empezaba a adelgazar sin pasar hambre.


La hemos visto enfadada consigo misma, por no ser capaz de controlar la gula y comer lo que no debía.
La hemos visto contenta, porque después de perder los primeros diez kilos empezó a dormir de nuevo sin la máquina de la apnea.
La hemos visto dormir la siesta mientras le realizábamos el tratamiento con nuestras tecnologías.
La hemos visto meterse en pantalones que hacía años que no le cabían.

esther antes y despues final
Y por fin la hemos visto feliz, con 16,700 kilos menos.

Siempre la vimos guapa, pero ahora también se lo ve ella.

Esther quiso. Esther se lo propuso. Esther lo ha conseguido en No+Kilos.

 

Fields marked with an * are required