Flacidez, principales causas y algunas soluciones

flacidezHay un momento en esta vida en que la flacidez llama a tu puerta. Y lo hace por muy distintos motivos.

Está la flacidez fruto de una gran pérdida de peso y que se genera si no se ha trabajado la musculatura y el metabolismo durante el periodo en el que se ha perdido peso. Esa flacidez es dura de asumir, porque si te sometes a un tratamiento para perder peso es para quedarte bien y no tener que afrontar que, después de todo, sigue sin gustarte mirarte al espejo. Ese problema, como saben nuestras clientas y clientes de No+Kilos, lo tenemos totalmente resuelto en nuestros tratamientos.

Existe también la flacidez post-gestacional, que es la que aparece después de un embarazo. En este caso pasa algo muy similar a la flacidez fruto de una acusada pérdida de peso y el tratamiento viene a ser el mismo, una mezcla de tecnologías en la que tiene gran protagonismo el trabajo con el overbody, que aplica corrientes eléctricas de baja y media frecuencia, para tonificar los músculos y la piel.

También nos encontramos con la flacidez fruto de los años. Con la edad nuestra piel pierde tersura y el colágeno deja de ser el que era. Esa flacidez aparece en la cara, cuello, pechos, abdomen, en la parte interna de los brazos y piernas, en glúteos, encima de las rodillas… La estimulación del propio colágeno es uno de los tratamientos más efectivos y menos invasivos para este tipo de flacidez, y esa estimulación se consigue a través del calor, algo en lo que la radiofrecuencia nos ayuda mucho y nos da unos resultados estupendos. Las fotos del antes y el después parecen que hayan pasado por photoshop, cuando la única realidad es que se ha aplicado el tratamiento correcto.

También está la flacidez fruto de una mala alimentación, el estrés o incluso la contaminación ambiental.

Sea cual sea el foco, en No+Kilos, averiguamos la causa y posteriormente personalizamos tu tratamiento, combinando manualidades, cosméticos clínicamente testados y tres tecnologías vanguardistas, que ofrecen grandes resultados:

Radiofrecuencia, con la que conseguimos elevar la temperatura aportando energía a la zona tratada aportando una regeneración celular, una mayor vascularización y un reequilibrio energético, lo cual hace que regeneremos colágeno y elastina, fundamentales en mantener la elasticidad y tono de nuestros tejidos.

– Electroporación, que nos permite penetrar en profundidad los cosméticos profesionales especializados, que aportan a nuestras células y tejidos los principios  activos que necesitan para realizar sus funciones de sostén y funcionalidad, además de vascularizar la zona.

– Overclass Body, ideal para realizar una gimnasia pasiva, en total relax, que tonifica nuestros músculos y el tejido, remodelando y endureciendo nuestra figura. Corrientes muy utilizadas por los deportistas cuando se encuentran en procesos de recuperación de lesiones.

flacidez

Pero… ¿qué otras cosas podemos hacer por nuestra cuenta para ir lidiando con la flacidez?

1. Utiliza cremas específicas para tonificar tu piel según la zona que quieras tratar (facial, corporal, senos…) y aplícatelas correctamente.

2. Investiga en el campo de los aceites esenciales, hay algunos que son fantásticos para tratar la flacidez y los resultados se ven muy rápidamente.

3. Duchas alternando frío/calor. Aplícate agua caliente durante 1 minuto y a continuación date 30 segundos de agua fría. Repítelo al menos de 5 a 10 veces.

4. Toma frutas ricas en vitamina C (pero no las mezcles con otro tipo de alimento): mandarina, piña, kiwi, naranja, pomelo…

5. Otros alimentos que te ayudarán son el pollo, el pavo, la carne roja (con moderación), pescados y quesos.

6. Hidrátate bien, bebiendo de 1,5 a 2 litros de líquido al día.

7. Los ejercicios localizados en las zonas donde padeces la flacidez y realizados de manera repetitiva también te ayudarán. Por ejemplo puedes subir y bajar escaleras, apretar un balón blando (o un globo) con las rodillas o los codos o hacer sentadillas.

Se trata de coger hábitos que nos permitan retrasar lo máximo posible la aparición de la flacidez o de tratar de recuperar algo de tonificación si ya está aquí. Si tu flacidez es más extrema y no se soluciona con estos consejos, te aconsejamos ponerte en manos expertas, para no perder el tiempo ni los ánimos.

 

Fields marked with an * are required