No recordaba lo que alegra que te digan cosas bonitas

Esta semana ha sido un poco rara, por motivos personales fallé un día al tratamiento y además no he podido seguir la dieta como debiera. Evidentemente no he perdido lo que hubiese perdido con un mayor control, ¡pero aún así he seguido perdiendo! Lo que sigue demostrándome que el tratamiento funciona, porque si no esta semana no hubiera adelgazado nada.

Algunas amigas me preguntan si la pérdida de peso es más por controlar lo que como que por las máquinas, y yo tengo más que comprobado que una cosa sin la otra no funciona. Evidentemente si comiese muchísimo, todo lo que pierdo lo volvería a ganar, pero sin las máquinas iría todo muchísimo más lento, o simplemente no iría, que ya lo he intentado muchas veces antes de llegar aquí, y luego está todo lo que me está fortaleciendo el músculo el tratamiento, lo que evita los descolgamientos.

Estoy muy contenta por haber dicho que sí a esta oportunidad, no sabéis cuánto me está cambiando, tanto físicamente, como de salud (ya os conté el tema de la apnea) y anímicamente.

No recordaba lo que alegra que te digan cosas bonitas… jejeje. Os cuento en el vídeo
una anécdota muy graciosa que me ha pasado… Unos amigos del barrio, me vieron el otro día por detrás y NO ME RECONOCIERON!!! ¿os lo podéis creer? ¡Fue una risa!

¡Hasta la próxima semana!