Nuestros tratamientos comienzan con un masaje ¿quieres saber por qué?

PERDIDA DE PESO

Muchos de nuestros nuevos clientes se sorprenden cuando lo primero que hacemos en cada sesión es darles un masaje corporal con aceites esenciales. Y nos preguntan por qué les damos ese estupendo masaje por todo el cuerpo si su problema está, por ejemplo, en la celulitis de sus piernas…

A nosotros nos encanta que nos hagan esa pregunta, porque nos da pie a contarles una de las muchas características que nos diferencia de cualquier otro centro de estética.

Siguiendo con el ejemplo de la celulitis en las piernas, es interesante saber que aunque veamos que los adipocitos se acumulan en esa zona, esto no significa que la causa del problema esté ahí. En realidad puede venir de cualquier otra parte del cuerpo. Podemos tener un ‘atasco’ en otra zona que no deje que nuestro cuerpo arrastre bien los deshechos, de modo que se vayan acumulando por distintas zonas.

Con nuestros masajes abrimos los canales y hacemos que el torrente sanguíneo fluya, así drenamos eliminando las toxinas y por lo tanto, los nutrientes y la oxigenación llegan mejor a través de la sangre.

Pero como os decíamos, nuestros masajes tienen un condimento extra del que también os queremos hablar que los hacen aún más especiales y efectivos: los aceites esenciales.

aceites-esenciales

La elección de los aceites no es al azar, ya que en el diagnóstico previo que hacemos antes de realizar cualquier tratamiento, nos da la clave para elegir el aceite esencial adecuado. Estos aceites tienen una capacidad única de penetrar en nuestra piel hasta en un 60%, y sus efectos se notan tanto durante el tratamiento como a posteriori.

La estructura de los aceites es además muy similar a la de nuestras células y se comunica con ellas. Nuestras células se crean con una función muy concreta, pero por nuestros propios hábitos, algunas de esas células ralentizan su función e incluso dejan por completo de hacerla. El aceite esencial, al tener una formulación muy similar a la celular, les ayuda a recordar su función y las activa, de manera que nuestras células vuelven a desarrollar su papel.

Así, como veis, no nos limitamos únicamente a tratar el problema por fuera, sino que lo resolvemos desde dentro. Vamos a la causa, reequilibramos el organismo y lo hacemos funcionar mejor, para que sea él el que ayude de manera activa a eliminar el problema estético que nos atormenta.

¿Quién se apunta a uno de nuestros terapéuticos masajes?