Te enseñamos a detectar la deshidratación de la piel para combatir el sobrepeso

Blog No+Kilos-Hidratación

¿Te hidratas correctamente? Si no sabes la respuesta, haz la siguiente prueba: estira tu piel y observa si vuelve inmediatamente a su estado natural, o por el contrario, le cuesta un poco más. Si la estiras y vuelve a la normalidad rápidamente quiere decir que tu piel es turgente, es decir, posee la capacidad de cambiar de forma y tu organismo está correctamente hidratado. Si esto no ocurre, pueden existir problemas de deshidratación. Aquí os damos algunas claves sobre cómo prevenirlos y su relación con problemas de sobrepeso y obesidad

Mantenerse hidratado, clave para el equilibrio del organismo

La tendencia a sustituir el agua por zumos, batidos, licuados, refrescos o bebidas espirituosas puede generar, a la larga, bloqueos en el metabolismo. El cuerpo necesita beber agua y los expertos recomiendan ingerir, como mínimo, entre 8 y 9 vasos al día, lo que equivale a dos litros. Y esto nada tiene que ver con consejos sobre cómo saciarte y recurrir al agua en lugar de la comida. Hablamos de mantener tu cuerpo correctamente equilibrado e hidratado

La falta de agua en el cuerpo puede traer complicaciones como el aumento de peso o el envejecimiento prematuro, y esto está demostrado por estudios de expertos*. Si el organismo está deshidratado no logra eliminar las toxinas correctamente, las almacena en células adiposas que al depositarse en el liquido intracelular, nuestras células ralentizan su trabajo y esto puede derivar en problemas de retención de líquidos, piernas hinchadas y complicaciones con la circulación sanguínea, y provocando acumulación de depósitos de grasa. 

La falta de agua en el cuerpo puede traer complicaciones como el aumento de peso o el envejecimiento prematuro.

En estas situaciones se puede trabajar a través de masajes basados en la presión de los depósitos de grasa, para favorecer así el flujo y devolver al equilibrio al organismo. Todo ello, debe ir acompañado de una dieta saludable y una vida activa, donde el sedentarismo y el azúcar no estén presentes.

En casos más graves de deshidratación será conveniente acudir a un especialista médico para que realice las pruebas pertinentes y ahonde sobre el origen del problema.

Cómo beber más agua, sin beber

Sin embargo, la costumbre de acompañar las comidas con otro tipo de bebidas puede provocar que haya gente que les cueste beber agua. Lo principal sería corregir ese hábito hacia uno más saludable, consumiendo más agua, un hábito que se puede complementar con la ingesta de frutas ricas en ella, como la pera, la piña o el melón. O incluso añadir al vaso de agua limón o pepino como condimento

Aprovecha estos días en casa para tomar nota y comenzar a aplicar estos nuevos hábitos. En la rutina diaria, donde las prisas siempre corren en nuestra contra, es más difícil pararse a pensar en cambiar malos hábitos, porque actuamos por impulsos y repetición de rutinas, día tras día. 

Si tus problemas de retención de líquidos persisten a causa del sobrepeso, te recomendamos contactar con tu centro No+Kilos más cercano y reservar un diagnóstico previo gratuito. En esa primera cita, analizaremos tu metabolismo y hábitos, lo que nos permitirá encontrar el tratamiento estético necesario a seguir para acabar con la grasa localizada y los kilos de más.

*Ref: estudios Xevi Verdaguer, especialista en medicina integrativa y psiconeuroinmunología.