He cambiado el desánimo, el sofá y el almuerzo en el bar por una vida
He cambiado el desánimo, el sofá y el almuerzo en el bar por una vida
2292
post-template-default,single,single-post,postid-2292,single-format-standard,bridge-core-2.7.2,qode-page-transition-enabled,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode_grid_1300,footer_responsive_adv,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-25.7,qode-theme-bridge,qode_header_in_grid,wpb-js-composer js-comp-ver-6.6.0,vc_responsive

José Manuel: “He cambiado el desánimo, el sofá y el almuerzo en el bar por una vida sana”

Cuando José Manuel llegó a No+Kilos pesaba cerca de 111 kilos. Una situación que ya no le permitía hacer deporte y que le había llevado a un bucle de desánimo y malos hábitos de alimentación en el que no se sentía nada bien. Un día, escuchó en la radio hablar de No+Kilos y decidió contactar con nosotros. A partir de ahí inició un nuevo camino, que le ha hecho perder 19,9 kilos y ganar movilidad y mucho ánimo. ¡Os lo presentamos en esta entrevista!

¿Por qué llegaste a la situación de sobrepeso?

Fue por un conjunto de cosas, pero sobre todo como consecuencia de la fibromialgia que padezco y de una lesión cervical. Yo hacía mucho deporte y mi estado físico ya no me permitía practicarlo. A esto se unió que me sobrevino un estado de depresión por no poder hacer nada y eso me llevó a comer más.

¿Llevabas mucho tiempo lidiando con los kilos de más?

Sí, bastante. Hacía dietas, pero perdía 3 o 4 kilos y cuando volvía a comer con normalidad, recuperaba los kilos perdidos y alguno más.

¿Por qué decidiste poner fin a la situación?

A principio de año llegué a mi límite y pensé que la situación era insostenible. Y en esas que escuché en la radio hablar de No+Kilos. Llamé a la central y me derivaron al centro de Cullera, ya que era el más cercano a mi domicilio, y allí conocí a Pilar y Juan Carlos, responsables del centro.

¿Qué te convenció para dar el paso de iniciar al tratamiento?

La explicación del tratamiento y lo seguros que se mostraron de los resultados que podíamos conseguir. No deja de ser una inversión, de manera que te planteas si merece la pena correr el riesgo por si acaso no funciona, pero me decidí, y menos mal que lo hice.

Cuéntanos, ¿qué te ha parecido el tratamiento de pérdida de peso definitivo de No+Kilos?

En el centro la atención de todo el equipo ha sido espectacular. Te asesoran muy bien y te animan muchísimo. Esto ha sido muy importante para mí. Conforme íbamos avanzando y consiguiendo resultados iban personalizando el tipo de tecnologías que utilizaban. Por ejemplo, primero empezamos con un programa de pérdida de volumen, luego empezamos con el de recuperación muscular para evitar la flacidez y el efecto rebote. La verdad es que las dos horas que me pasaba allí durante cada sesión eran muy relajantes, estaba muy a gusto, lo vivía como mi momento de esparcimiento.

¿Y con respecto a los consejos de alimentación que también damos a los clientes, qué tal te fue?

Muy bien, porque no pasas hambre ni es una dieta estricta como tal. Se trata más de un cambio de hábitos. Yo, por mi trabajo, he de comer muchas veces fuera de casa, y eso si estás haciendo dieta complica mucho la vida. En este caso, resultó muy fácil también aun teniendo esta circunstancia.

¿Cuáles fueron los primeros cambios que percibiste?

Empecé a perder peso y eso me permitió volver a practicar deporte, lo que a su vez ayudaba a perder más peso. Eso me animó mucho.

Tras terminar el tratamiento, ¿qué mejorías has notado?

Tengo ganas de hacer muchas más cosas. Antes me veía pesado, gordo, me veía mal y ya no me apetecía salir por ahí. Ahora hago senderismo, bicicleta, natación. He cambiado el desánimo, el sofá y el almuerzo en el bar  por una vida sana. Mi entorno también está muy contento. Cuando me ven me dicen que parezco más joven, que me he quitado al menos diez años.

Después de tu experiencia, ¿recomendarías No+Kilos?

Claro, de hecho, lo recomiendo siempre a todos los que me preguntan cómo he conseguido perder todo este peso.